Cómo cuidar tus encías

30/08/2023

Índice


El cuidado de tus encías es una parte fundamental de la higiene de la boca. Las enfermedades de este tejido pueden llevarte a sufrir serios problemas, que en muchas ocasiones van más allá de la cavidad bucal. En este artículo vamos a darle a este tema la importancia que merece y, seguramente, te interesará mucho.

Qué es el surco gingival

Los problemas de las encías comienzan casi siempre en el surco gingival. Esto ocurre por no prestarle la atención debida cuando hacemos la rutina de limpieza. Se trata del espacio entre la base del diente y la encía, que rodea al primero en toda su circunferencia.

Una encía sana se fija a la dentadura gracias a la unión llamada amelocementaria, que está en el fondo del surco gingival. Es ahí donde se inician las enfermedades periodontales.

El biofilm o placa bacteriana es una película viscosa que se mantiene adherida a los dientes, a las encías y a la lengua. Está constituida por bacterias, que están embebidas por una matriz compuesta de polisacaridos y otros restos celulares. Si no se realiza la higiene bucal de forma correcta, persiste y se transforma en sarro.

Cuando se deposita en el surco gingival causa las enfermedades periodontales. En las superficies dentales o en los espacios interproximales ocasiona la mayoría de las caries. La acumulación en esta última zona es la causa del 77,5 % de las caries y el 60 % de los casos de mal aliento.

Por consiguiente, el odontólogo necesita medir la profundidad del surco gingival para determinar si la encía está sana. Se utiliza una sonda gingival, que es un instrumento graduado en milímetros. La pérdida de inserción entre la encía y el diente se establece cuando la profundidad del surco es mayor de 2 o 3 milímetros. Otro síntoma es la presencia de sangrado al introducir el instrumento.

El cuidado de las encías

Las encías son una parte fundamental del periodonto, el conjunto de estructuras anatómicas que fijan los dientes a los maxilares. La dentadura, además de su importancia estética, tiene una función relevante en la masticación y en la correcta fonación.

La inflamación de este tejido, o gingivitis, es la primera fase de la enfermedad periodontal. De progresar, esta patología destruye la inserción, pudiéndose llegar a perder los dientes. Incluso puede afectar a ciertos órganos distantes. Las personas con periodontitis presentan un riesgo más alto de sufrir diabetes y cardiopatías. Además, las embarazadas pueden tener un bebé de bajo peso o un parto prematuro.

Hay zonas de la boca donde el acceso es más difícil. Entre ellas figuran el espacio interproximal y el surco gingival. Los avances en odontología te permiten contar con recursos eficaces para eliminar el biofilm y evitar sus consecuencias.

El correcto cepillado

El cepillo de dientes es el mejor instrumento para la limpieza bucodental. Sin embargo, no lograrás el objetivo de eliminar la placa dental si lo utilizas de manera inadecuada. La técnica de Bass modificada es sumamente útil en este sentido.

Lo primero es que tengas claro que emplear mucha fuerza puede dañar tus encías y tus dientes. Coloca el cepillo en un ángulo de 45 grados con los dientes, realizando barridos cortos en sentido distal. Es decir, desde el borde de las encías hacia la punta de los dientes. Repite durante 15 segundos en cada zona sin olvidar las caras internas, que dan hacia la lengua o el paladar.

Seguidamente, complementa estos movimientos verticales con otros circulares y vibratorios, dejando el cepillo en el mismo lugar cada vez. Con estos movimientos te aseguras de que has limpiado cada área. Si quieres saber más, te dejamos este artículo sobre cómo cepillarse los dientes correctamente.

El hilo dental

El hilo o seda dental es un conjunto de filamentos finos, hechos de teflón o polietileno. Su uso adecuado te permitirá desalojar la placa bacteriana que haya quedado en la zona interproximal y del surco gingival. Son espacios de difícil acceso cuando empleas solamente el cepillo para el cuidado de las encías.

Si son delicadas o sangran, elige Vitis Seda Dental Suave, que te ofrece una mayor superficie de arrastre y cuida los tejidos blandos. También puedes escoger entre las variedades con o sin cera y la cinta con flúor y menta.

Es necesario que en cada diente utilices un segmento de hilo nuevo, por lo que necesitas un trozo de unos 40 centímetros. Hay que hacer la limpieza uno a uno, en orden, para no olvidar ninguno.

Enrolla casi todo el hilo en un dedo mientras con la otra mano recoges la porción ya usada. Utiliza tres centímetros cada vez e introdúcelo con suavidad en los espacios interproximales. Forma un asa que rodee un diente y luego haz lo mismo con el contiguo, en dirección contraria. De esta manera, también estás limpiando el surco gingival.

La pasta dentífrica

Ciertamente, escoger un dentífrico con ingredientes activos con acción antiplaca es la mejor opción para el cuidado de las encías. El dentífrico Vitis Encías tiene los siguientes componentes:

  • Cloruro de cetilpiridinio (CPC) con acción antiplaca.
  • Lactato de zinc, que potencia este efecto y previene el sangrado.
  • Pantenol, que reduce la inflamación mientras protege y revitaliza las encías.
  • Flúor, que remineraliza el esmalte y lo fortalece contra las caries.

El colutorio

Por último, el colutorio tiene el propósito de ampliar al máximo la higiene, ya que por su naturaleza líquida llega a todos los sitios de la boca. Vitis Encías Colutorio reduce la acumulación de la placa bacteriana e impide la nueva formación. Es un producto formulado para las personas que tienen mayor riesgo de sufrir problemas de inflamación y sangrado de encías.

Contiene los mismos ingredientes que la pasta dentífrica Vitis Encías: cloruro de cetilpiridinio, lactato de zinc y pantenol. Este colutorio es adecuado para todo el mundo, pero especialmente para embarazadas, diabéticos, fumadores, inmunodeprimidos, personas que están en tratamiento con anticoagulantes o quienes tienen las encías sensibles.

En cada enjuague emplea 15 mililitros de Vitis Encías Colutorio sin diluir y durante 30 segundos, después del cepillado. No comas ni bebas nada y no aclares con agua después de utilizarlo, para que su efecto sea más prolongado.

Dedicar una parte de la higiene bucal al cuidado de tus encías redundará en muchos beneficios. Así cuidas también de tu salud general, contando con las técnicas y los productos necesarios.

https://www.dentaid.es/es/higiene-bucal-diaria

https://www.dentaid.es/es/problemas-de-encias

https://www.dentaid.es/es/limpieza-interproximal



Source link

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo cuidar tus encías puedes visitar la categoría Salud Dental Blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *