Edentulismo: ¿Por qué se caen los dientes cuando envejecemos y cómo se puede evitar?

28/07/2022 - Actualizado: 30/07/2022

Edentulismo
Índice

El edentulismo, o pérdida de dientes, puede privarle de mucho más que de la capacidad de masticar y digerir correctamente los alimentos. Tiene graves consecuencias sociales, psicológicas y emocionales, que afectan a su calidad de vida, su imagen y su autoestima.

El edentulismo se produce cuando faltan uno o más dientes, o es necesario extraerlos debido a una lesión o enfermedad. En el edentulismo total, faltan todos los dientes; en el edentulismo parcial, faltan uno o más dientes.

Causas de la pérdida de dientes


Perder un diente de niño era un acontecimiento glorioso: significaba que el Ratoncito Pérez estaba de camino para poner dinero bajo la almohada. ¿Pero perder un diente de adulto? No es tan divertido (y, por desgracia, el Ratoncito Pérez no viene a tu casa).

En la edad adulta, solemos tener unos 25 dientes permanentes, por lo que incluso la pérdida de un diente puede afectar a la forma de comer, a la salud e incluso a la confianza en uno mismo.

Cepillarse los dientes dos veces al día puede ayudar a mantener unos dientes sanos, pero cepillarse sólo una vez al día -o no hacerlo- da a las bacterias la oportunidad de instalarse en los dientes. Estas bacterias pueden acabar provocando caries y, finalmente, enfermedades periodontales como la gingivitis.

Mala alimentación


Los alimentos y bebidas con alto contenido en azúcar, carbohidratos y ácido pueden causar daños irreversibles en los dientes y las encías.

Fumar y masticar tabaco


Dos malos hábitos que se sabe que aumentan el riesgo de cáncer y pérdida de dientes. El estudio a gran escala también descubrió que los fumadores tienen el doble de probabilidades de perder los dientes que los no fumadores.

Afecciones sistémicas


Las afecciones sistémicas, como las enfermedades cardíacas, las respiratorias, la diabetes, la infección por VIH, la desnutrición y la inmunosupresión, se asocian a formas de periodontitis que suelen provocar la pérdida de dientes.

Algunos tratamientos, como la quimioterapia, la radioterapia craneal y los medicamentos inmunosupresores, debilitan el sistema inmunitario. Estos tratamientos pueden aumentar el riesgo de infecciones dentales y, en consecuencia, la necesidad de una extracción dental.

Enfermedad de las encías


La enfermedad de las encías, también conocida como enfermedad periodontal, es la principal causa de pérdida de dientes entre los adultos, ya que es la responsable del 70% de los dientes perdidos.

Comienza con bacterias e inflamación en las encías. A medida que avanza, destruye los tejidos de las encías y puede destruir el hueso de la mandíbula que se encuentra debajo de las encías, lo que provoca que no haya soporte para los dientes.

Caries


Las caries son agujeros en los dientes causados por una infección bacteriana que se convierte en caries. Si no se trata, una caries puede destruir la pulpa en el centro del diente, lo que probablemente dará lugar a una endodoncia o incluso a la extracción del diente.

Prevenga las caries practicando buenos hábitos de salud bucodental, eligiendo alimentos y bebidas saludables, y acudiendo regularmente al dentista para su detección precoz. Un tratamiento temprano puede salvar tu diente.

Lesión física o traumatismo


Los accidentes ocurren, especialmente durante la práctica de deportes, por lo que los protectores bucales son importantes. Las caídas, los accidentes de coche y otros sucesos también pueden provocar la pérdida de dientes. Sin embargo, puedes estar atento para evitar algunas causas comunes de pérdida de dientes o daños por accidentes. No utilices los dientes para quitar tapas, remates o cubiertas, para aflojar nudos, arrancar etiquetas o cortar hilos. Tampoco utilices los dientes para masticar hielo, abrir cáscaras de frutos secos o masticar granos de palomitas si quieres asegurarte de que tus dientes permanecen intactos.

Osteoporosis


La osteoporosis es una enfermedad que hace que los huesos se debiliten y se vuelvan porosos. Como resultado, incluso los golpes e impactos menores pueden provocar la rotura de los huesos.

Aunque la osteoporosis suele afectar a la columna vertebral, las caderas y las muñecas, también puede dañar los huesos de la mandíbula que soportan los dientes.

Si los huesos de la mandíbula pierden densidad, los dientes pueden aflojarse y caerse. Algunos medicamentos utilizados para tratar la osteoporosis pueden causar problemas de salud dental, aunque esto es poco frecuente. En raras ocasiones, los medicamentos llamados bifosfonatos, que ayudan a tratar la pérdida de hueso, pueden provocar la pérdida de dientes. Esto se conoce como osteonecrosis de la mandíbula.

Los autores de un estudio sugieren que la osteonecrosis rara vez se produce en personas que toman bifosfonatos en forma de píldora, pero que la afección puede desarrollarse en personas que reciben la medicación por vía intravenosa.

Los traumatismos y las intervenciones quirúrgicas, como la extracción de dientes, también pueden causar osteonecrosis.

Embarazo


El aumento de los niveles de estrógeno y progesterona durante el embarazo puede afectar a los huesos y tejidos de la boca. El aumento de estas hormonas puede alterar el periodonto, que es el conjunto de huesos y ligamentos que soportan los dientes y los mantienen en su sitio. Cuando el periodonto se ve afectado, uno o más dientes pueden sentirse flojos.

Los cambios en esta parte del cuerpo se resolverán después del embarazo, y no son motivo de preocupación. Sin embargo, cualquier persona que experimente dolor o dientes flojos durante el embarazo debe acudir a un dentista para descartar enfermedades de las encías y otros problemas de salud bucal.

Es seguro que las embarazadas se sometan a revisiones dentales, limpiezas y radiografías. De hecho, debido a la posible relación entre la enfermedad de las encías y el parto prematuro, se recomienda a las embarazadas que acudan al dentista con regularidad.

Falta de educación


La falta de educación sobre las causas y consecuencias de la pérdida de dientes impide que las personas adopten las medidas preventivas adecuadas en cuanto a estilo de vida y salud bucodental, o que se sometan a un mantenimiento dental periódico o a los tratamientos de restauración necesarios.

Miedo y vergüenza


Muchas personas padecen fobia dental, o ansiedad/miedo a ir al dentista, y no buscan tratamiento dental, aunque sepan que tienen un problema o les duele. Otras personas se avergüenzan de acudir al dentista porque creen que se les culpará o juzgará negativamente por el estado de sus dientes. Ignorar las caries u otros problemas dentales graves puede prolongar y agravar la situación.

Finanzas


Algunas personas se ven obligadas a posponer o renunciar a las visitas y tratamientos dentales, incluidas las revisiones y limpiezas periódicas, debido a los elevados costes de la atención dental y/o a la falta de cobertura del seguro. Desgraciadamente, prolongar o eliminar el cuidado dental aumenta las posibilidades de desarrollar problemas graves y, posteriormente, un mayor gasto en reparaciones.

Factores de riesgo


Aunque suele asociarse a las personas mayores, el edentulismo también afecta a niños y adultos si no practican una higiene bucal adecuada.

Niños


Los niños pequeños y los niños corren el riesgo de sufrir dos tipos de pérdida traumática de dientes: la pérdida prematura de los dientes de leche y la pérdida de los dientes permanentes debido a una lesión o a un descuido. La caries dental es una de las principales causas de pérdida de dientes en niños y adolescentes.

Adultos


La enfermedad de las encías (gingivitis o periodontitis) y la caries dental son las principales causas de pérdida de dientes entre los adultos. La enfermedad periodontal es una infección bacteriana crónica que afecta a las encías y al hueso que sostiene los dientes. A medida que la enfermedad destruye el tejido gingival y el hueso, los dientes se aflojan y pueden requerir una extracción. El tabaquismo, las enfermedades cardíacas y la diabetes también están asociados a la pérdida de dientes.

Ancianos


La acumulación y el endurecimiento de la placa, la recesión de las encías, los empastes antiguos y la sequedad bucal hacen que las personas mayores corran un mayor riesgo de perder sus dientes naturales.

La incidencia del edentulismo entre determinadas poblaciones refleja las diferencias en los comportamientos y actitudes saludables hacia la salud bucodental y el cuidado dental, así como el acceso y uso de los servicios y tratamientos dentales.

Las investigaciones indican que la pérdida de dientes causada por la enfermedad de las encías se asocia comúnmente con indicadores de riesgo que incluyen la edad, el sexo (más común en los hombres), el tabaquismo, una higiene bucal personal y una atención dental profesional inadecuadas, la diabetes mellitus, la hipertensión y la artritis reumatoide.

Qué hacer si se pierde un diente:


Debes acudir al dentista de inmediato. A veces, los dentistas pueden salvar un diente perdido colocándolo de nuevo en el hueco, especialmente si se sale todo el diente (incluida la raíz). Si eso no es posible, tu dentista puede ayudarte a rellenar el espacio que dejó el diente permanente con una corona del color del diente hecha de metal y porcelana, un implante dental o un puente.

Pero no lo dejes pasar: Si pierdes un diente, es más probable que pierdas aún más dientes porque el espacio vacío ejerce presión sobre los dientes circundantes, lo que puede provocar una fractura por exceso de uso. Además, es más probable que se produzcan infecciones y otros problemas dentales, lo que puede dar lugar a procedimientos dolorosos -y costosos- en el futuro.

Tratamientos


Los pacientes y sus dentistas deben elaborar un plan de tratamiento que haga hincapié en la prevención y la detección precoz de las enfermedades orales para conservar los dientes restantes, especialmente en los casos de edentulismo parcial. Las estrategias de prevención y detección incluyen la educación del paciente sobre las causas del edentulismo, sus consecuencias y tratamientos, y el seguimiento de prácticas de salud bucodental preventivas (por ejemplo, el cuidado diario de la salud bucodental), así como el tratamiento preventivo y terapéutico.

Sin embargo, si la pérdida de dientes es inevitable, existen varias opciones para restaurar sus dientes y su sonrisa.

Implantes


Un implante suele ser la opción preferida para sustituir un solo diente. La colocación de un implante requiere una cuidadosa preparación para evaluar la cantidad de hueso donde se colocará el implante y asegurarse de que habrá un soporte adecuado para el diente implantado.

Su dentista puede realizar un TAC de sus dientes para ver la cantidad y la forma del hueso disponible para el implante y tomar impresiones de sus dientes. Si el hueso de su mandíbula es adecuado, su dentista puede utilizar un ordenador para hacer modelos de su mandíbula para simular el implante antes de realizar el procedimiento real. Esto puede mejorar la precisión de la colocación y minimizar la cantidad de tejido que se interrumpe durante el procedimiento del implante.

Si su mandíbula no soporta un implante, su dentista la aumentará con hueso o un material similar al hueso en un procedimiento quirúrgico. Deberá esperar varios meses para que el hueso sane antes de recibir el implante.

El siguiente paso es colocar un tornillo de titanio -que sirve de sustituto de la raíz del diente- en su mandíbula. El tornillo lleva un capuchón que parece un pequeño perno en la encía. Durante las siguientes semanas, el hueso de la mandíbula crecerá alrededor del tornillo para anclarlo firmemente en su sitio, y la encía sanará.

En el último paso, su dentista se asegurará de que el implante esté bien colocado. Retirará la tapa del tornillo y la sustituirá por un pilar o poste de titanio. En el pilar se cementará o atornillará una corona de porcelana diseñada para que coincida con los dientes circundantes.

Dentaduras postizas


Las prótesis dentales son sustituciones extraíbles de los dientes que faltan y de los tejidos adyacentes. Las prótesis parciales rellenan los espacios creados por los dientes perdidos, evitan que los dientes restantes se desplacen y son una opción si le quedan algunos dientes naturales. Si ha perdido la mayor parte o la totalidad de los dientes, se recomienda una prótesis completa o total. Las prótesis "inmediatas" se colocan inmediatamente después de la extracción de los dientes naturales; las prótesis "convencionales" se colocan en la boca entre tres y seis meses después de la extracción de los dientes.

Puentes


Un puente -que consiste en dientes artificiales fusionados a una estructura metálica- es una buena opción para sustituir varios dientes. La estructura se cementa a los soportes, ya sean implantes o dientes sanos cubiertos por coronas. Cuantos más dientes se sustituyan, más dientes naturales o implantes se necesitarán para dar al puente el soporte necesario.

El proceso de colocación de un puente es más corto que el de un implante, pero sigue requiriendo varias visitas: una para obtener imágenes e impresiones, otra para preparar los dientes de soporte para las coronas y colocar un puente provisional, y otra para colocar el puente definitivo.

Prevención


La pérdida de dientes no siempre se puede prevenir, pero se pueden tomar medidas para reducir el riesgo. Algunos consejos para la salud de los dientes y las encías son:

  • cepillarse bien los dientes dos veces al día
  • utilizar el hilo dental una vez al día
  • abstenerse de fumar
  • acudir a las revisiones y limpiezas dentales con la frecuencia recomendada
  • llevar un protector bucal bien ajustado mientras se practica deporte
  • utilizar una férula de mordida cuando el rechinar o apretar los dientes por la noche sea un problema
  • consultar al médico sobre los suplementos de calcio y vitamina D para prevenir la osteoporosis
  • mantener la diabetes bajo control, ya que es un factor de riesgo para la enfermedad de las encías
  • ser consciente de los medicamentos que pueden afectar a los dientes

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Edentulismo: ¿Por qué se caen los dientes cuando envejecemos y cómo se puede evitar? puedes visitar la categoría DENTADURAS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *