Factores de envejecimiento de la piel: intrínseco y extrínseco

05/09/2023

Índice


Cuando se trata de la piel, es frecuente preocuparse por revertir los efectos del envejecimiento que en aceptar su curso natural. En la actualidad, parece predominar la búsqueda de métodos para rejuvenecer la piel en lugar de la comprensión de los procesos que causan su envejecimiento y cómo ralentizarlos. De esta forma, comprender la biología de la piel y el proceso de envejecimiento es esencial en la adaptación de las terapias y la selección de los procedimientos adecuados para cada paciente, lo que incluye conocer cuáles son los distintos factores de envejecimiento de la piel: intrínsecos y extrínsecos.

A pesar de los avances constantes en los dispositivos, las células de la piel siguen siendo constantes e inmutables. Esto tiene un significado importante, ya que al comprender a fondo su funcionamiento, se puede diseñar un régimen personalizado de cuidado de la piel para cada paciente, lo que permite mejorar los resultados de los tratamientos y dispositivos de rejuvenecimiento cutáneo. Además, es posible lograr resultados similares, e incluso superiores, a los obtenidos con láseres no invasivos y máquinas de microdermoabrasión actuales.

Es importante tener en cuenta que, una vez que el paciente ha completado exitosamente un procedimiento de rejuvenecimiento cutáneo, el proceso de envejecimiento comienza de nuevo inmediatamente. Por esta razón, es valioso aprovechar estratégicamente un régimen tópico adecuado de cuidado de la piel para prolongar los resultados de los procedimientos realizados en consulta.

Envejecimiento de la piel

El paso del tiempo trae consigo cambios inevitables en la piel, conocidos como envejecimiento intrínseco, uno de los factores de envejecimiento. Este proceso biológico surge de la acción natural de la senescencia celular. Además de los cambios en la piel, ahora sabemos que también ocurre una progresiva atrofia en los huesos, músculos y grasa, lo cual da lugar a una compleja y continua alteración en las proporciones faciales. Estos cambios incluyen la transformación de la forma facial, la pérdida de definición en la línea de la mandíbula, la agudización del hundimiento en la región periorbitaria, la caída de la punta de la nariz, el adelgazamiento de los labios y el alargamiento cutáneo de los mismos, así como la textura y claridad de la piel y la pigmentación.

factores-de-envejecimiento
Figura 12.4. Paciente alrededor de unos 50 años con un extenso envejecimiento intrínseco y extrínseco con arrugas, lesiones precancerosas y pérdida de volumen. Se muestra a la paciente antes (A) y 4 meses después (B) del tratamiento facial completo con CO2 fraccionado; 1 año después tras el tratamiento con neuromoduladores, rellenos y cuidado de la piel (C-D); y 7 años después con un régimen continuado de neuromoduladores, rellenos y cuidado de la piel (E-F).

Por otra parte, el envejecimiento extrínseco es el resultado de la acumulación de daños medioambientales en la piel, afectando tanto a la grasa, los músculos como a los huesos subyacentes. Aunque todos los pacientes experimentan envejecimiento intrínseco, el grado de envejecimiento extrínseco, otro de los factores de envejecimiento, varía y está estrechamente relacionado con la exposición al sol, el tabaquismo y otros factores ambientales.

Factores de envejecimiento intrínsecos

Los elementos celulares esenciales de la piel (melanocitos, fibroblastos, queratinocitos) comienzan a mostrar un deterioro en la transmisión de señales relacionado con la edad, una disminución en la renovación celular y un aumento en la regulación de citoquinas dérmicas y enzimas como elastasa, estromelisina, colagenasa e interleuquina.

Clínicamente, la piel comienza a mostrar arrugas, fragilidad dérmica y adelgazamiento de la dermis. Aunque no hay una correlación histológica para las arrugas superficiales o finas, el ensanchamiento y acortamiento de los septos del tejido conectivo graso subcutáneo pueden contribuir a la aparición de surcos profundos.

La fragilidad de la piel es el resultado de la pérdida de las crestas de Rete en la DEJ, lo que hace que la piel sea más vulnerable a las fuerzas de cizallamiento. Además, con cada división celular, los telómeros, repeticiones en tándem de una secuencia corta TTAGGG que cubren la parte terminal de los cromosomas, comienzan a acortarse hasta que la célula ya no puede dividirse. En ese punto, la célula entra en un estado de senescencia replicativa.

Este artículo ha sido redactado con base en la información del libro «Cirugía Cosmética Facial« escrito por el Dr. Niamtu, cirujano facial estético reconocido internacionalmente.

Ahora bien, la mayoría de los pacientes creen que se alcanza el punto máximo de producción de colágeno a finales de los 30 o los 40 años, pero en realidad es a los 18 años. A partir de esa edad, la producción de colágeno y elastina dérmica disminuye aproximadamente un 1 % al año. Este declive tarda décadas en manifestarse clínicamente, es decir, en el adelgazamiento de la piel, la fragilidad y el deterioro de la cicatrización de heridas.

A medida que disminuye gradualmente la síntesis de lípidos y aumenta el pH basal en el estrato córneo, se produce un deterioro de la función de barrera de la piel. Estos pacientes describen su piel como «sensible». Además, la sensibilidad empeora en pacientes que toman medicamentos hipolipemiantes, aquellos con el objetivo de reducir el riesgo de futuros eventos cardiovasculares.

Factores de envejecimiento extrínsecos

factores-de-envejecimiento
Figura 12.5. Comparación de la piel normal (A) y la piel foto dañada (B) en el examen histológico. (De Fisher, G. J., Kang, S., Varani, J., et al., (2005). Mecanismos del fotoenvejecimiento y del envejecimiento cronológico de la piel. Arch Dermatol, 138, 1462; Kang, S., Bergfeld, W., Gottlieb, A. B., et al., (2005). Long-term efficacy and safety of tretinoin emollient cream 0,05 % in the treatment of photodamaged facial skin. Am J Clin Dermatol, 6, 245)

Otro de los factores de envejecimiento de la piel es el extrínseco, una especia de impuesto que la piel paga por años y décadas de exposición a factores ambientales como la contaminación, la radiación ultravioleta (UV) y los productos químicos. En términos más sencillos, es como un envejecimiento natural acelerado y exagerado. Aunque conocemos los efectos negativos del tabaco y la exposición al sol, la combinación de estos comportamientos perjudiciales tiene un impacto aún mayor y acelera el proceso de envejecimiento de forma multiplicada.

La contaminación, el tabaquismo y la exposición al sol causan daños en la piel a través de una serie de procesos oxidativos que resultan en la producción y liberación de citoquinas proinflamatorias y enzimas que degradan la dermis. Estos mecanismos incluyen el deterioro de la señalización entre la membrana y el núcleo, el daño a las mitocondrias, la oxidación de proteínas y el acortamiento de los telómeros, lo que reduce la capacidad de reparación del ADN.

La exposición a los rayos UV provoca la formación de moléculas reactivas de oxígeno que activan la transcripción del factor nuclear kappa beta y dan lugar a un incremento en la producción de citoquinas proinflamatorias. Estas citoquinas estimulan a su vez la síntesis de metaloproteínas de la matriz, las cuales son responsables de la degradación del colágeno y la elastina en la dermis.

Además, en los fibroblastos dérmicos, la exposición a la radiación UV desencadena la llamada «deleción común» del ADN mitocondrial, lo cual afecta negativamente la síntesis de proteínas mitocondriales, incrementando aún más la producción de especies reactivas de oxígeno (ROS) y reduciendo la capacidad de las células para generar energía. Investigaciones in vitro sugieren que los rayos UVA contribuyen de manera significativa a la oxidación de las proteínas en la piel. Al verse disminuida la capacidad de reparación del ADN, la piel dañada por la exposición solar se vuelve más propensa a desarrollar enfermedades cutáneas malignas en comparación con la piel no dañada.

Figura 12.6. Resumen de los cambios cutáneos con el envejecimiento intrínseco y extrínseco. ECM, metaloproteinasa de matriz; GAGs, glicosaminoglicanos; MMP, matriz extracelular.
 

La piel expuesta al sol o alterada por factores de envejecimiento externos muestra características histológicas específicas que difieren de la piel que envejece de forma natural. La capa superficial de la piel, la epidermis, puede presentar atrofia (en etapas avanzadas) o engrosamiento con células cutáneas anormales. Sin embargo, los cambios más notables se encuentran en la capa más profunda de la piel, la dermis, donde se produce una importante degeneración del colágeno y la elastina. Estos cambios acumulativos se manifiestan clínicamente como arrugas, daño solar, alteraciones en la pigmentación, queratosis actínica, poros dilatados y telangiectasias.

factores-de-envejecimiento
Figura 12.7. Paciente con piel dañada por el sol que muestra discromías, arrugas y queratosis actínica en la cara (A) y el tórax (B). También tiene
cicatrices despigmentadas en los lugares de biopsias previas.

En la Editorial Amolca podrás encontrar diversos libros para tu especialidad médica. Haz clic aquí para brindarte más información.


⬇️ Accede GRATIS a nuestra guía descargable ⬇️



Source link

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Factores de envejecimiento de la piel: intrínseco y extrínseco puedes visitar la categoría Cirugía Oral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *