Las muelas del juicio – Clínica Cabo

05/09/2023


Las muelas del juicio, también conocidas como terceros molares o cordales son los últimos dientes que se desarrollan en nuestra dentadura, y, por lo tanto, son los últimos dientes en erupcionar. Erupcionan  hacia el final de la adolescencia y el comienzo de la segunda década, habitualmente entre los 16 y los 24 años.Normalmente tenemos cuatro muelas del juicio, dos en el maxilar superior y dos en la mandíbula.

 

 

Entre un 5 y un 30% de la población presenta agenesias ( ausencia ) de las muelas del juicio, al ser estos unos dientes con tendencia a la desaparición en el desarrollo filogenético del ser humano.

Los terceros molares son también los dientes que con más frecuencia sufren el fracaso de su erupción.

Algunos autores afirman que el 45% de los pacientes de una clínica dental presentan cordales incluídos ( no han salido) , y de estos, el 75%  presentan síntomas que hacen aconsejable su tratamiento quirúrgico.  Es decir, en muchas ocasiones, los cordales están atrapados o impactados en los maxilares, pudiendo ocasionar diversos problemas. Desde una infección a su alrededor ( pericoronaritis ) a provocar una caries en la pieza adyacente. Y en una gran mayoría de casos estará indicada su extracción, y dependiendo de la posición que presenten la extracción se podrá efectuar en un consultorio odontológico de forma ambulatoria o en un servicio de cirugía maxilofacial en el ámbito hospitalario.

 

¿ Hay que extraer las muelas del juicio ?

Muchos pacientes nos preguntan si se tienen que extraer las muelas del juicio y en caso afirmativo el motivo por el cual se tiene que extraer esas muelas.

Nosotros partimos de una base que consideramos inamovible, y es que la existencia de una inclusión dentaria no justifica su sistemático tratamiento quirúrgico. Esta afirmación se basa en un principio quirúrgico que compartimos totalmente y que dice que el hallazgo casual de una anomalía benigna asintomática no justifica una intervención quirúrgica. Compartimos opiniones fundadas y contrastadas que indican la cirugía del tercer molar cuando existe una clínica persistente, en forma de infección o de dolor neurálgico o bien cuando provoca o puede llegar a provocar caries en el segundo molar .También son susceptibles de ser extraídos los dientes incluidos sintomáticos y cuando se indica su extracción en el curso de un tratamiento ortodóncico  . Decir también que nuestro criterio no contempla la exodoncia del tercer molar como tratamieto del apiñamiento dentario anterior.

 

 

¿ En qué consiste la cirugía para la extracción de los cordales ?

En primer lugar el cirujano deberá hacer un diagnóstico preciso y una correcta valoración. Para ello, la prueba diagnóstica que con mayor frecuencia se solicita es la ortopantomografía. En ella el cirujano puede apreciar la relación de la muela con el nervio dentario inferior ( responsable de la sensibilidad del labio ), la relación con los dientes vecinos, la relación con el seno maxilar ( en le caso de los cordales superiores ) y la situación y posición de la muela dentro del hueso.

 

 

 

 

¿ Qué anestesia se utiliza normalmente ?

La extracción de cordales puede ser realizada con anestesia general o con anestesia local; en función del estado general, edad del paciente y la complejidad de la cirugía. En general podemos afirmar que la inmensa mayoría de las muelas del juicio se extraen con anestesia local. Para ello el cirujano realizará punciones en varias partes de su boca y administrará el anestésico local para conseguir la insensibilidad de la zona quirúrgica. La duración de la anestesia en la zona es aproximadamente de 3-4 horas.
En caso de ser necesaria la anestesia general, normalmente en quirófano y ambiente hospitalario, los fármacos se administran a través de una vía venosa que usted tendrá en uno de sus brazos, conectada a un suero. También podemos administrar la anestesia a través de una mascarilla que colocaremos en la cara y por la que le indicaremos que respire con normalidad para que el anestésico vaya entrando en su organismo, a través de las vías respiratorias. Durante toda la cirugía el anestesiólogo controlará sus constantes vitales, el pulso, la tensión arterial, la oxigenación y su nivel de anestesia. A diferencia de otras grandes cirugías habitualmente la intubación es por vía nasal.

Y la recuperación ¿ Cómo será?

En su domicilio usted deberá seguir las instrucciones que le recomendaron los profesionales que realizaron las extracciones. Es normal la inflamación postoperatoria, que suele ser máxima a las 48 horas del procedimiento. Además se puede acompañar de hematomas en la zona y dificultad para abrir la boca en los primeros días.
Es decir, habitualmente, el paciente presentará la cara hinchada, la capacidad para abrir la boca disminuida y dolor postoperatorio variable en función de la tolerancia de cada paciente.Es recomendable la aplicación indirecta de hielo en la piel de forma discontinua para disminuir en la medida de lo posible el edema. Asimismo, evitará permanecer tumbado y procurará dormir con dos almohadas.También es frecuente el sangrado leve en las zonas de la extracción. Es conveniente no realizar enjuagues durante ese día y también evitar escupir.
Habitualmente las heridas se cierran con suturas que no hay que retirar, permaneciendo en la boca un período variable, llegando a permanecer hasta un mes. No obstante en Clínica Cabo siempre realizamos una revisión a los 7 días de la cirugía y en el caso de tener que retirar la sutura ( cuando no es reabsorbible ) lo haremos en este momento.
Debe extremar la higiene oral a partir del día siguiente de la intervención, realizando múltiples enjuagues, así como el cepillado dental habitual. El cepillo deberá ser adecuado para poder cepillar incluso la zona operada

.
La dieta será blanda y fría durante las primeras 48 horas y evitará fumar en la medida de lo posible.
Es esperable que presente dolor que deberá ser controlado con los fármacos analgésicos que se indicaron en el tratamiento postoperatorio. Estos medicamentos se adaptarán a su caso particular considerando la presencia o no de alergias y otras enfermedades que usted pueda padecer, recibiendo el tratamiento que cumpla las mejores condiciones para usted. En caso de que el dolor no sea controlado eficazmente con los fármacos que se recetaron, le recomendamos que contacte con su cirujano por si usted debe recibir otro fármaco . Habitualmente las molestias deben mejorar al cabo de los tres-cuatro días, debiéndose encontrar bien a las dos semanas de la intervención.Además el tratamiento postoperatorio suele incluir un antibiótico como medida preventiva frente a la infección. En Clínica Cabo damos todas estas instrucciones postoperatorias por escrito.

Ah, y las muelas del juicio se llaman así porque al contrario del resto de dientes, éstas salen cuando ya somos mayores, y desde hace mucho tiempo se atribuía a la aparición de estas muelas la llegada de la madurez, sensatez y cordura, dejando atrás el tiempo de la juventud y sus locuras.

 

 

 

 

 

Leave a reply



Source link

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Las muelas del juicio – Clínica Cabo puedes visitar la categoría blanqueamiento dental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *